Safe Creative #0908210038007 Todos los textos publicados en este blog estan registrados en propiedad intelectual. Ni se te ocurra plagiarme.

jueves, 26 de agosto de 2010

La Hora Secreta.

Tercera y Cuarta Parte.

2 de enero. Domingo por la noche.

No puedo dormir. No, de hecho no quiero dormir. Estoy aterrado. Hace tan sólo cuatro días que comencé a entrenar con los demás y ya comenzaron los problemas. Estaba ayudando en la huerta que hicieron en la terraza con otros chicos un poco más grandes. Uno de ellos tenía diecinueve años, era el más joven después de mí, y el otro ya tenía los treinta y cinco. Parecían amigables, de hecho me hice amigo de ambos. Uno es tecnócrata, se dedica a armar, desarmar y reparar todos los aparatos complicados del fuerte o los que son rescatados de las diferentes ciudades; el otro había sido carnicero en otras épocas, ahora era el encargado de memorizar y trazar mapas, recolección de información y, claro está, la horticultura. Me llevé bien con ambos, el mayor se llamaba Darío y el más joven Aleluya. El problema fue que en un momento, justo cuando estábamos tomando los tomates frescos, apareció uno de los soldados más grande con otros más.

Me miraron de forma tan horrible que me dieron más miedo que los zombis. Uno de ellos me asió del brazo y comenzó a arrastrarme escaleras abajo hacia, creo yo, su cuarto. Los otros dos chicos quisieron ayudarme pero los demás les impidieron el paso. Si no me hubiera puesto a gritar y retorcerme como un loco, el doctor no me hubiera escuchado desde su despacho y no hubiera avisado a Ibrahim. Por suerte el coronel vino corriendo en cuanto recibió la noticia y me salvó de las garras de ese tipo. Nunca había visto a Ibrahim tan enojado con nadie… Lo castigó muy severamente. Carlos y los otros dos muchachos me consolaron en la enfermería, donde yo me dediqué a llorar como un marrano aunque no me habían hecho nada. Me siento muy asqueado, estoy empezando a pensar que es culpa mía que esto pase… No lo sé, ¿por qué yo? ¿Por qué justo a mí? El tecnócrata me recomendó ir con Mbao desde ese momento en adelante y andar siempre con cuidado, nunca solo. Ellos se ofrecieron a ir conmigo cuando lo necesitara, porque yo aún era muy inexperto para defenderme de un soldado entrenado, mucho menos si venía en equipo.

La verdad no sabía si alegrarme porque me cuidaran tanto o echarme a llorar por ser tratado como niña desvalida.

Se armó un gran revuelo luego de esto. Primero en principal por el castigo que le dio el coronel al hombre que intentó violarme. No supe qué le hicieron, sólo por la ventana vi a Ibrahim llevarse al tipo, un hombre pelirrojo y barbudo. Los vi subir un vehículo militarizado y cruzar el paredón de ladrillos y cemento reforzado que rodeaba al fuerte a través de la puerta principal de metal, cuando volvieron el barbirrojo estaba irreconocible. Muchos gritaron en protesta, se quejaron, amenazaron con comenzar un motín y chillaban que todo era culpa del coronel por no dejar que hubiera mujeres entre los suyos. Los otros simplemente respetaron la voluntad del general y no ponerme un dedo encima. Más tarde, cuando logré calmarme, escuché a uno de mis compañeros decir qué había sido un castigo bastante fuerte, pero que Ibrahim siempre castigaba de esa manera a cualquiera que intentaba sobrepasarse tanto con los soldados nuevos como con alguna de las féminas rescatadas en las misiones. Me daba algo de pena por él, pero luego recuerdo la forma en que me miraba y lo que intentaba hacerme… Y ya no me ponía tan triste.

El coronel vino a verme a la enfermería luego de eso para ver como estaba. En el mes que llevaba aquí nunca lo había visto así, ni siquiera durante los días que iban de cacería: estaba lívido, tenía los ojos desorbitados y llenos de miedo, creo que también de ira. Temblaba de pies a cabeza e iba con los puños cerrados… Me parece que esperaba verme totalmente traumatizado pero luego de lo que viví en mi ciudad el pánico se me fue tras llorar un poco y dormirme, por lo que le sonreí. Lo vi rejuvenecer diez años, más o menos. Desaparecieron las sombras de su rostro, se relajó y corrió a abrazarme con tanta fuerza que casi me asfixia.

—Mi hobbi, ¡qué bueno que estás bien!

Aunque me gustaba, ese abrazo me puso incómodo. Seré joven pero no soy tan estúpido como para saber que si los demás lo ven siendo así conmigo pensarán que se volvió débil. Me revolví un poco para soltarme pero él no se hizo a un lado, sino que me besó en la frente, murmurando lo mismo una y otra vez hasta que su voz se perdió. Lo vi tan indefenso que me dio pena y lo abracé yo también.

—No te preocupes, no me pasó nada —le dije, poniendo mi mejor voz y mi mejor sonrisa—. Estoy bien.

—¿Estás seguro? Tal vez Carlos deba…

—No, en serio. Estoy más que bien, llegaste justo para salvarme —si él no hubiera aparecido habría terminado debajo de ese tipo—. Creo que nunca podré agradecerte, tú siempre estas mirando por mí.

—Lo prometí, ¿cierto? Además, eres mi hobbi.

Le pregunté qué significaba esa palabra, pero él me sonrió y me dijo que era una forma bonita de llamar a alguien que significa mucho para uno. Yo pensé: “¿En verdad seré importante para él o sólo lo dice por su juramento?” Pero no, yo le importo. No estaría aquí si no le importara… Además, sus ojos cuando entró a la enfermería mostraron que estaba demasiado asustado como para no importarle mi bienestar. Saber eso me tranquiliza, aunque todavía sigo sin dormir.
Ibrahim está en un colchón en el piso, pero no duerme. Sé que finge porque me da la espalda para no ver lo que escribo. Cuando no estoy actualizando el diario él siempre duerme mirándome, como si tratara de protegerme de mis propias pesadillas. Creo que voy a colarme en su cama o pedirle que duerma en la mía.

Tal vez no me diga qué significa hobbi, pero estoy seguro de que no me va a negar eso.


8 de enero. Viernes por la tarde.

En estos días aprendí mucho de los zombis, Mbao da explicaciones todos los días al respecto luego de las charlas de motivación que da un larguirucho llamado Jagger, dice que es para que nunca nadie se envalentone demasiado y se le olvide algo. Dijo que los zombis no tienen fuerza sobrehumana, sino que tienen la misma fuerza y capacidad que tenía el cuerpo como humano. No pueden producir más fuerza de la que sus músculos son capaces de dar, sin embargo, su ventaja sobre los humanos es que nunca están cansados y siempre tienen hambre, no sienten dolor, no tienen emociones, están completamente muertos. Un grupo de varios zombis es capaz de derribar rejas, puertas, ventanas, y si se amontonan unos sobre otros en un intento por cruzar un paredón para llegar a la comida, tarde o temprano van a hacerlo. Le pregunté si los zombis no podían ser eliminados con fuego o simplemente esperar a que se pudran por completo. Él me respondió:

—No es tan fácil, Aidan. Un cuerpo tarda horas y horas en quemarse y el zombi seguirá tratando de matar incluso aunque se esté desmembrando o incinerando, al menos hasta que el fuego llegue a su cerebro. El único punto débil de estos monstruos es el cerebro. Disparándoles o rompiéndoles la cabeza, sólo así se mueren —en ese momento hizo una pausa y yo esperé a ver si decía algo más—. Un cuerpo tarda mucho en descomponerse y los animales e insectos evitan a los zombis por instinto. No hay carroñeros que ayuden al proceso de descomposición. Por eso, si esperamos a que se pudran sólo les permitiríamos matar a más gente.

Le pregunté si los zombis respiraban. Me dijo que no, y que por eso había muchos flotando o andando bajo el océano, en los ríos, o incluso en el mar abierto. No es que los zombis sepan nadar, ni siquiera tienen la suficiente coordinación como para subir escaleras aunque de alguna manera sí pueden subir por cuerdas grandes o por anclas hacia los barcos (Mbao contó historias horribles sobre esto, quizás no me dejen dormir hoy), es que caminan por los lechos acuáticos si las aguas son poco profundas y comienzan a flotar una vez que sus pulmones se llenaron de agua. Incluso allí son peligrosos, muchísimo. Me explicaron que tienen una vista más desarrollada que los humanos: ven en plena oscuridad y son capaces de distinguir la llama de un cigarrillo a varios kilómetros de distancia, escuchan sonidos aunque estén bastante alejados e inclusive pueden oír estando bajo el agua.

Uno siempre tiene que ser cuidadoso, los zombis caminan como autómatas buscando alguna presa y en cuanto la encuentran dejan caer la mandíbula, sueltan esos horrorosos gemidos y corren a zancadas hacia ella. Nosotros somos más rápidos e inteligentes, pero ese gemido es como una llamada para el resto de los zombis. Literalmente, para ellos significa algo así como “La cena está servida”. Pero claro, Himitsu me enseñó mucha más cosas que me fueron útiles durante el entrenamiento cuerpo a cuerpo, tengo que mejorar mi resistencia física en caso de que deba luchar cara a cara contra un no muerto y mi velocidad en caso de tener que escapar… Eso es lo que se hace la mayoría de las veces. Ibrahim lo dijo: No se pelea a menos que sea estrictamente necesario. Se mata a distancia o se huye, porque no podemos darnos el lujo de perder soldados y nadie quiere ser comido.

Pronto comenzaré a entrenar con armas de fuego. Primero me enseñarán a usar una pistola para acostumbrarme, aunque esas casi no se usan. Son más bien armas de escape. Quiero usar el rifle con silenciador y la ballesta como Ibrahim, él se puso muy contento cuando le dije que quería ser cómo él.

—Saber eso me pone muy feliz, hobbi —me dijo.

La verdad es que no sé qué haría si el coronel no estuviera aquí. Él pasa conmigo todo el tiempo que puede, pero dado que ahora soy un soldado más, ya no puede estar siempre encima de mí como antes y debe dejarme solo. Sé que le cuesta, lo veo en sus ojos ansiosos cada vez que me levanto y camino hacia la puerta del cuarto para enfrentarme a otro día de arduo entrenamiento. A mí también me pone mal verlo en ese estado pero no es algo que pueda evitarse, incluso yo estoy ansioso por terminar con todo rápido y volver a la habitación para poder verlo y charlar con él, pero sé que un solo error podría significar mi muerte o la de alguien más. No quiero que más gente muera por causa mía.

Le conté esto al coronel. Se puso contento, tanto que me abrazó. Me dijo que a partir de ahora podríamos tener nuestra “hora secreta”, una hora en la que no seríamos soldados ni cazadores, una hora donde ninguno da ni recibe órdenes, donde nadie nos extraña más que nosotros dos. Sería en la última hora del crepúsculo antes de irnos a dormir, pues ahora que llegó el invierno los días son más cortos y debemos dormir en cuanto baja el sol. Le dije que sí. Quiero tener nuestra propia hora secreta.

4 comentarios:

Angy dijo...

¡Hola! espero q estas bien-- vengo a pedirte un favor- es q mi blog es en un concurso x Blog Estrella en el Blog de Miriam-y quiero saber si puedes ir y votar por mi blog-solamente alli tiene el nombre de mi blog escrito mal asi"OUT OF THE BLOOD" y si puedes te doy mil gracias,.gracias--feliz Viernes..(mi link es http://checktheseblueskiesout.blogspot.com) y este es el link por votar
http://eldiariodel6a.blogspot.com/2010/08/la-encuesta-del-concurso_15.html

Lieblosem dijo...

mavya!! me tardé un poco pero ya terminé de leer la hora secreta!!* me encantó!! :3 Si, la verdad si me gustó mucho!!*

Ah, lo que me recuerda nena, kaotic City, la sigo subiendo en amor yaoi D: lo había mencionado, que lo iba a seguir haciendo ahí hasta dónde encontrara pertinente por aquello de la publicación (TwT la cual está varada en portada y es mas dificil de lo que pensé) :3 Como sea!* Ahi en el mi blog esta el avatar del link para que la encuentres!*

BesitoSs!!* -3- MuacKSs!!*

::*::De Mis Dulces Labios A Los Suyos::*::
••†••Blutige Küsee Von Lieblosem••†••

Luly dijo...

JOO!! seee!! yo también quiero que tengan su hora secreta jajaja!!
Muy lindo nena!! Ése coronel está waaa!! babasss!! jejje!! Y Aidan so cute!! aunque un poquitín demasiado inocente no? pero ahí radica su encanto.
Espero que sus compañeros no logren su cometido, si es que hay un próximo intento...
Quiero más!!
Besotes!!

Ariadna dijo...

hola que tal! permítame felicitarlo por su excelente blog, me encantaría tenerlo en mis blogs de entretenimiento (animes,peliculas,etc ).Estoy segura que su blog sería de mucho interés para mis visitantes !.Si puede sírvase a contactarme ariadna143@gmail.com

saludos

I Love... (My stamps)


href="http://s220.photobucket.com/albums/dd319/mavyangel/blogs%20icons/?action=view&current=tarotcafe.jpg">Photobucket PhotobucketI s2 Vampires Pictures, Images and Photos Photobucket PhotobucketPhotobucket Photobucket anti Pictures, Images and Photos Photobucket Anti Twilight Pictures, Images and Photos Photobucket Photobucket PhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucket
anti Pictures, Images and PhotosPhotobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket